Monday, August 14, 2006

Biblioteca José Vasconselos

El fin de semana tuve la oportunidad de ir a la recien inaugurada Biblioteca José Vasconselos. Llegamos super fácil vía Metrobus descendiendo en la estación Buena Vista, ahí donde sopla(ba) el tren. Desde insurgentes se puede ver el acceso a las instalaciones que se ven ultramodernminimalistcondechistyle diseñadas por el arquitecto Abraham Zabludovsky (q.e.p.d).

Al entrar tuve la sensación de estar en el espacio en una nave cuyo silencio-sonido era como el que ponen en las películas espaciales. Todo parece estar suspendido libros, gente, andamios y mobiliario además huele todavía a cemento fresco. Lo primero en lo que me fije fue en el mobiliario, se gastaron una lana en sillas y mesas VITRA de super moda, que ojála y lleguen a vivas a fin de año. Cualquiera que le guste la decoración retro moriría por una de esas.

Seguimos caminando y llegamos al principal motivo de mi visita, la ballena de Gabriel Orozco... me gustó bastante como el esqueleto de un animal que generalmente vive en el mar estuviera suspendido con cables entre libros y gente. Aunque como siempre uno se imagina las cosas más grandes. Otra de las cosas que me atrajo a la biblioteca fue que TASCHEN había donado una gran cantidad de libros, por lo que no había que perderselo y quizá seguramente ni en Gandhi los tienen.

Resulta que los de bellas artes los tienen en la clasificación de 800 pero los estantes estaban "clausurados" porque los están catalogando. Por lo que pude observar es una de las colecciones más envidiables de diseño que hay en el DF. Lo único que no me gusto fue el vertigo que sentí al estar cerca del barandal. Para los que como las alturas nos dan fobia como yo puede ser realmente tortuoso. Llego un punto en el que no podía voltear para los lados porque me mareaba. Lo que si es que los encargados son muy amables por si necesitas que te localicen un libro.

Me encanto de que a pesar de estar en proceso hay sillones cómodos para leer, un monton de computadoras para buscar el cátalogo y al final del edificio pinta como para que haya una cafetería o algo por el estilo con todo y sus sillas VITRO blancas muy cuconas. Finalmente,lo que más me llamó la atención es que uno puede salir a los jardines aunque del lado derecho todavía no hay acceso tienen futuro para leer, pasear o relajarse. La verdad no le pide nada a la biblioteca Francois Mitterand en Paris.

Tiene harto potencial, sólo espero que la gente que la visite no le de en la madre. Recomiendo ir pronto para que la vean en todo su esplendor antes que los depredadores defeños hagan de las suyas. Ah!! por cierto, por alguna extraña razón el logo de la biblio se parece al de la biblioteca del centro pompidou.... o será solo mi percepción?

1 comment:

Marqués de Topochico said...

Aquí en Monterrey no hay tanta biblioteca como allá... yo que soy asiduo lector me dió envidia de la buena oír tu descrpción de tán sublime y minimalista espacio pa´ la lectura y la culturota.

Un cultito Marquesito.